Cómo curar las uñas encarnadas con remedios caseros

Publicado por Sara Ramón

La uña encarnada es la consecuencia de un fragmento de uña que penetra en la carne y provoca inflamación y dolor. Existen dos tipos de uñas encarnadas: la encarnación lateral, que es la más habitual y la anterior que se produce cuando la uña se encarna hacia adelante.

Lo más importante es evitar cortar los bordes laterales de las uñas, debes cortar tus uñas de forma correcta. Algunas personas utilizan medios para desencarnar la uña temporalmente hasta que disminuye la inflamación.

Este molesto problema puede ocurrir tanto en las manos cómo en los pies, pero con frecuencia ocurre en los dedos gordos. Debes estar atenta y vigilar si tienes alguna uña encarnada para que no se convierta en una infección.

Vamos a ofrecerte unos cuantos remedios caseros para que puedas curar las uñas encarnadas de tus pies, esperamos que te sean de utilidad.

1. Agua con sal

En un recipiente de medida adecuada puedes preparar una mezcla de agua con sal, y antes de irte a dormir, introduce el pie durante unos minutos, luego véndalo y déjalo actuar toda la noche. Verás cómo al día siguiente cuando te quites el vendado notas la diferencia.

2. Limón

Otro remedio casero que puede ayudarte y es muy bueno para las uñas encarnadas, es el limón. Corta un limón por la mitad y restriégalo por la zona afectada. Pronto mejorará, es sólo cuestión de constancia.

3. Cebolla

Prepara un jugo de cebolla, durante unos días hasta que veas mejoría, introduce las uñas heridas durante un rato hasta que se impregnen bien con la mezcla. Sólo tienes que dejarlos secar y pronto verás los resultados.

4. Ajo

También puedes aplicar ajo en tu uña encarnada, es un curativo natural muy utilizado en este tipo de casos. Unta medio diente de ajo por la zona afectada y pronto mejorará.

Consejos si tienes uñas encarnadas

  • Evita usar zapatos de tacón alto. Si no te queda más remedio, intenta usar unos de tacón no muy alto con punteras anchas.
  • Usa calcetines blancos. El colorante de los calcetines pueden desteñir y infectar la herida causando una infección.
  • Intenta caminar con cuidado para no tropezar, especialmente si llevas sandalias abiertas.
  • Corta tus uñas correctamente, de forma recta en lugar de curvas y no las dejes más cortas que tu dedo.
  • En lugar de usar zapatos o calcetines, cuando estés en casa anda descalza todo lo que puedas, el aire circula libremente y ayuda a que no sigan creciendo bacterias. Estos organismos se reproducen rápidamente en ambientes húmedos, por lo que te recomendamos que uses calzados abiertos.
  • Consulta a un médico especialista en el caso de que la uña no mejore.