Trucos caseros para no morderse las uñas

Publicado por Sara Ramón

El mal hábito de morderse las uñas en ocasiones suele responder a razones emocionales. Hay gente que se muerde las uñas casi sin darse cuenta bajo condiciones de estrés, tensión, o ansiedad. Está claro que afecta de manera directa a la apariencia de las manos, ya que deja las uñas irregulares y muy poco atractivas, además es muy insano a causa de todos los gérmenes y bacterias que viven debajo de las puntas de las uñas y sin contar con los cientos de superficies y materiales que se pueden tocar a lo largo de un día.

Cuando nos mordemos las uñas, las consecuencias no sólo son estéticas, también pueden producirse problemas relacionados con cutículas lastimadas, causando dolor y dañándolas.

El nombre científico del hábito de morderse las uñas se denomina onicofagia. Queremos ofreceros unos sencillos trucos o remedios caseros para que combatáis este mal hábito, y consigáis unas uñas bonitas y saludables.

1. Frotar las uñas con aceite de oliva: Favorece su crecimiento y la mayoría de la gente encuentra su gusto desagradable, siendo así menos propensos a morderse las uñas después de aplicación.

2. Jugo de Limón: Es uno de los remedios más populares para dejar de morderse las uñas. Debes frotar las uñas con la mitad de un limón o aplicar directamente un jugo natural de limón natural sobre ellas. Y es que el sabor ácido de este alimento no es muy agradable y cuando se lleve las manos a la boca podrá percibirlo y dejará de lado el deseo de morderse las uñas, al menos durante ese momento.

3. Masticar chicle o chupar un caramelo: Puedes masticar chicle o chupar caramelos cada vez que sientas la tentación de morderte las uñas. La idea de este remedio es mantener la boca ocupada, de esta manera, no se verá tentado a poner los dedos en su boca. Masticar chicle puede aliviar también su nerviosismo, además le proporcionará un aliento fresco.

4. El ajo: De la misma manera que el limón, con el ajo sucede lo mismo. Su fuerte sabor y olor lo convierten también en una opción estupenda para combatir el mal hábito de morderse las uñas. Puedes pasar un diente de ajo sobre los bordes de las uñas para que queden bien impregnadas y verás cómo se reducen las ganas de morderlas. Debido a su desagradable aroma es mejor que realices este remedio cuando estés en casa.

5. Salsa de Tabasco: Una práctica muy común es untar sus dedos en un pequeño bol con salsa de Tabasco. Debe dejar la salsa en las uñas durante unos 15 minutos y luego limpiarla. Mantendrás tus dedos alejados de tu boca, ya que tiene un sabor picante y caliente.

6. Pintarse las uñas: Para algunas personas el sabor del esmalte puede ser un buen remedio para dejar de morderse las uñas. En farmacias o incluso en algunos supermercados puedes encontrar esmaltes de uñas que huelen y saben muy mal, diseñados especialmente para personas que se muerden las uñas.

7. Ponerse uñas falsas durante un tiempo: Hacerse una manicura con uñas artificiales puede ser un gran remedio que le puede ayudar a dejar de morderse las uñas, así también le da tiempo a crecer a sus uñas.

8. Cubre tus uñas usando guantes: Úsalos cuando tengas tentación de morderte las uñas. Si estás escribiendo o haciendo otra cosa que sea particularmente difícil para hacerla con guantes, estarás más motivado para dejar de comerte las uñas, ya que no tendrías que usar los guantes si no tuvieses el hábito de comerte las uñas.

9. Pelota Antiestrés: Las llamadas pelotas antiestrés son ideales para reducir la ansiedad, el nerviosismo y al tener las manos ocupadas son perfectas para combatir la tentación de morderte las uñas.

Consejos para no morderse las uñas

  • Mantén tus uñas limpias, púlelas, frótalas, límpialas. Te hará apreciarlas más.
  • Las uñas limpias y con manicura mejorarán tu autoestima.
  • No creas que hay una solución a corto plazo. Para dejar el mal hábito de comerse las uñas uno requiere de paciencia y consciencia.
  • Practicar técnicas de relajación para combatir el estrés y el nerviosismo.
  • Para tener una motivación o recordar lo malo que es tener este feo hábito, puedes registrar tus avances en una libreta o álbum de fotos.
  • Piensa en lo que proyecta tu apariencia a los demás. Las personas tienden a considerar muy desagradables las uñas demasiado cortas, desgarradas o sangrantes. Esto se considera una señal de mala higiene.

Esperamos que todos estos consejos os sean de gran ayuda y podáis combatir rápidamente este mal hábito y conseguir así que vuestras uñas luzcan con un aspecto saludable.